TÚ ESTÁS AQUÍ Y AHORACañas con Javi Aragó

Cañas con Javi Aragó


Javier Aragó

Información valiosa sobre cañas de fagot, montaje y raspado, que nos envía nuestro colaborador Iñigo Aramburu, tomada de clases con Javier Aragó en el Conservatorio de Música de Cádiz. Son consejos básicos acerca de la dinámica en el trabajo de la realización de cañas. Navaja, lijas, alambres, punta, mandril... Esperamos que os sea de utilidad.

Consejos de cañas por Javier Aragó

-Si a trasluz se ven las fibras de la caña demasiado separadas, saldrá brillante; si se ven muy
juntas, son buenas; y si están en un término medio, usamos la lija en vez de la navaja, para
que las fibras se compacten.

-Hay que dar a las cañas dos días de reposo después de darles la forma, y se neceseitan como
poco 6 días para hacerla entera. La madera hay que ir quitándola progresivamente.

-Al principio no se deben apretar los alambres, solo que sujeten la caña, que no se claven. Se aprietan al segundo día, y en seco.

-La caña debe ir de menos a mas madera desde la punta hasta el final

-Al tercer alambre se le da una vuelta más.

-Usamos dos tipos de alambres, 0.6 mm y 0.7 mm; el primer alambre lo hacemos con 0.6, para
que no ahogue la caña, y el segundo y tercero, lo hacemos con 0.7.

-El primer alambre va un poco debajo de la marca de 28 mm.

-Comprar una lima de esas gordas de los chinos por un euro viene muy bien.

-Hay que hacer la caña en agua templada, y que siempre esté mojada.

-El sonido se sube en verano, y se baja en invierno.

-Hay que poner bola en la caña, cuidando que no esté mojada pues entonces estará mas ancha
de lo normal y cuando se seque la bola estará floja. Cuando hacemos la bola, el hilo baja por
delante del anterior, y así sucesivamente. El hilo tiene que estar en la parte en la que se unen
las dos palas. Cuando llegamos a un tercio de la bola, damos la vuelta al hilo que habíamos
dejado en la junta, para usarlo como hojal cuando terminemos. Cuando acabemos, metemos
el hilo que daba vueltas por dentro del otro, y tiramos del último, para que se cierren.

-Mejor dejar el tercer alambre por fuera, por si hay que apretarlo, para que la bola no nos
estorbe.

-No hay que darle mucha laca a la bola.

-Hay que procurar que las palas sean iguales y simétricas.

-Cuando le estemos dando la forma, hay que pensar que estamos cortando la forma, y no
curvar la navaja.

-Para ajustar las palas a la medida final de la caña hay dos opciones; o limamos el escalón o
cortamos la punta de la caña: lo mejor es hacer un poco de todo

-Le quitamos las aristas a la pala que ha pasado por la forma con un papel de lija muy fino

-El primer alambre debe estar un poquito mas prieto que el otro cuando metamos el mandril:
el segundo, un poco flojo para que entre el mandril; y el primero mas prieto ( no mucho) para
que no se suban las grietas de la caña.

-Para que se doble la caña y se redondee, le hacemos dos cortes en el final, pero ninguno en el
centro, para que no se rompa cuando entre el mandril; y vuelta al agua caliente

-Si la caña es blanda le dejamos el escalon; si nó, se lo quitamos, pues el sonido se queda
brillante. El escalón se quita marcándolo primero con la navaja, después cortándolo de la
punta hacia dentro, y por último se le da con la lija

-Es recomendable cortar la punta con una guillotina, pero si no se tiene hay que conseguir
un alicate de corte horizontal. No vale el que tenemos del Lidl, porque lo que corta de la
herramienta ( los filos) deben estar justo en la punta del alicate, y no un poco hacia dentro. Se
vende en relojerías.

-A la hora de lijar, es mejor que hagamos todo ( se refiere a que hay que hacer
que en la caña no haya contraste, y que no estemos una hora con la punta sino que hagamos 5
min punta, 5 min completa, 5 min la otra punta…me entendéis?)

-Hay que ser cuidadoso con los laterales y el centro. En los laterales que están más cerca de los
alambres no hay tanta vibración, por lo que se le puede dar un poco de lija.

-Hay que trabajar las dos palas al mismo tiempo; 10 minutos una, 10 minutos la otra.

-No podemos levantar la navaja al final del raspado cuando estamos trabajando la punta,
porque entonces se nos queda un hueco hacia adentro, y en la punta quedaría más madera
que en el hueco; hay que ir siempre de menos a mas madera.

-La vibración no puede ser ni muy aguda ni muy grave; si sale aguda la redondeamos, y si sale
dura le quitamos madera. Hay que intentar no quitarle madera sin haberla probardo antes, porque una vez quitemos no podemos recuperar.

-Si se presiona entre los alambres 1 y 2 la caña tendrá más vibración.

-Si tarda en vibrar le quitamos de la punta, pero siempre evitando el centro.

-La vibración debe ser ni muy alta ni muy baja, y fácil.

-Si la caña va sucia en los agudos, es que la madera es de fibras separadas: esto lo arreglamos
con la lija.

-La pasta de madera y agua que se forma al raspar la caña la protege de que al lijarla haya
arañazos demasiado pronunciados

-La caña se oscurece con la edad, porque la saliva que hay en su interior se va cristalizando.

-Si la caña es fácil pero clara, nos ponemos con los lados.

-Si vamos a moldear la caña, apretar con el alicate plano mientras el mandril gira. Es muy
importante masajear.

-Se suele lijar un poco las parte de los extremos en las palas que están sin doblar, para que
entren mejor en el tudel.

Average: 7.5 (8 votes)