TÚ ESTÁS AQUÍ Y AHORAPreparando una audición

Preparando una audición


Temas
Orchestral Audition

Cuando prepares una audición, hay ciertos aspectos que pueden ayudarte a rendir al máximo de tus capacidades. Una buena preparación técnica, física y mental te harán entender la manera de emplear la presión a tu favor.

Muchos estudiantes y profesionales viven el proceso de audicionar como algo intimidante y, a menudo, sienten frustación. Los siguientes consejos y estrategias te pueden ayudar a superarte y rendir al máximo.

* Querer ganar... Existen dos posibilidades. Una es concentrar tu energía en querer ganar el concurso. Tú vas a ganar. Conozco fagotistas profesionales que este tipo de "mantra" les sirve para sacar genio y carácter. No hay que descartarlo. Otras versiones afirman que este es el error principal, que da una presión muy grande e innecesaria. Sea lo que fuere, tener claro uno de los dos y no divagar entre dos aguas te ayudará a estar más segur@ de ti mism@.

La mejor la escuché hace poco y decía que hay que ser un@ mism@, ser sincero y expresarte tal y como eres. Esto nos hace producir un sonido especial y único.

En las audiciones hay muchos factores incontrolables que no conocemos y muchas veces, quizá la mayoría de las veces, no gana el/la mejor. Así pues, lo único realmente valioso que nos puede ayudar es querer tocar a nuestro mayor nivel. Concéntrate, mientras estudias para la audición, no tanto en querer ganar, sino en llegar allí y dar un altísimo nivel. Supérate cada día de estudio y trata de subir tu nivel. Imagina tu mejoría y olvidate de pensamientos como..."yo si ganara...".

* Preparación. Esto puede ser muy obvio, pero no hay nada mejor para la confianza interior que sentir que tienes todos el materiales bien aprendidos, y si es posible de memoria. Estudia todo con metrónomo, afinador, y muy lentamente. Recuerda que para un tribunal, lo más importante es la afinación y el tempo, luego el estilo, la técnica y quizá lo último sea la expresividad.

*Antes de estudiar has de cantar el pasaje, mentalmente y a viva voz. Has de tener muy claro en tu cabeza cómo quieres que suene esa melodía o pasaje. Si no eres capaz de cantar con la voz, dificilmente lo harás con el fagot en las manos, puesto que los mecanismos fisiológicos que empleamos son practicamente los mismos. Una vez lo has imaginado y cantado, trata de emularlo con el fagot, nunca antes. Así ganarás mucho mucho tiempo y te estarás educando en un proceso correcto e infalible.

*Estudia en diversos lugares de tu casa para acostumbrarte a diversos tipos de acústica.

*Medita. El arte de la meditación es quizá una de las herramientas más poderosas para mejorarnos, pero también la más desconocida. Con tu imaginación, en una posición relajada, en el autobús o en tu casa, visualiza mentalmente el resultado que quieres lograr, al detalle, sin ponerte ningún límite. La imaginación es infinita. Siéntelo, visualízalo, piénsalo, día a día, y verás como termina cumpliéndose, irremediablemente.

* Practica la audición. Trata de recrear la experiencia de la audición mentalmente cuando estudies. Uno de los aspectos para gestionar con éxito el estrés del momento es acostumbrarte a la sensación de cuando estás esperando para tocar.  Aquí te concentras en respirar bien. Si mentalmente puedes prepararlo de antemano, gestionarás mejor la tensión el mismo día de la audición. También es decisivo el estrés al tocar, el sentirte observado/a. Un truco muy bueno es grabarte, en audio o en video. Otro muy bueno es hacerlo ante un espejo. Comprobarás cómo la primera vez baja mucho tu nivel. Hazlo de nuevo, una y otra vez y aprende a gestionar esa tensión de tocar ante alguien o algo. Toca para gente.

* Planifica el día para estar bien descansado en el momento de la audición. Si el lugar de la audición está muy lejos de tu hogar, considera estar allí la noche antes. Antes de entrar asegúrate haber hecho tus necesidades fisiológicas.

* Desarrolla una rutina de calentamiento para utilizar antes de la audición. A menudo, nos hacinan en una habitación individual durante el tiempo de calentamiento. Un calentamiento de rutina te dará una "seguridad" mental que te ayudará a mantenerte concentrado en la música.

* Durante el calentamiento (y después), céntrante en la respiración. El primer elemento que sufre a causa de los nervios es el apoyo aéreo. Respira bien, consciente y completamente antes de tocar. Todo depende de una correcta inhalación.

* No te dejes intimidar cuando escuchas a otros fagotistas tocando algo muy rápido o impresionantemente. A algunos músicos les gusta mostrarse, por inseguridad, pero muchas veces no son tan buenos como parecen. Recuerda que sólo tienes control sobre tu propia forma de tocar, tu arte. No hay nada que puedas hacer más que concentrarte en sacar lo máximo y lo mejor de ti y no estar preocupad@ por la competencia.

* Conoce bien cuánto tiempo tienes antes de la audición tan pronto como sea posible para que puedas mantener un ritmo adecuado de calentamiento. Es posible que desees traer un bocadillo para comer algo y así tu cuerpo pueda tocar en condiciones óptimas.

* Una vez en la sala, no pierdas demasiado tiempo en empezar a tocar, pero tampoco te precipites. No preludies. Tan solo un tono para probar la caña o afinar con el piano. Haz mantener una alta expectativa. Encuentra tu 'tempo' antes de cada parte de la audición manteniendo siempre controlada la respiración. Antes de empezar a tocar canta mentalmente el pasaje, establece un tempo justo y confía en tu intuición. Entra allí y piensa en compartir algo que tienes dentro, no tanto en que serás juzgado.

* Al entrar, da los buenos días al tribunal, pues esto es sinónimo de educación.

* Sobre todo, trata de mantener un tempo constante cuando tocas y no pares.

* No hagas ningún sonido ni gesto de frustración si crees que podrías haber tocado mejor. En muchos casos, el tribunal está ocupado escribiendo comentarios o los resultados y no se dará cuenta de un pequeño error que puedas haber hecho.

* Tus errores casi siempre suenan peor para ti que para el tribunal. Todos los errores son perdonables. Crécete ante el error. No piense en ellos - simplemente sigue adelante y mantén alto el nivel de concentración en lo que tocas. No te castigues por un error.

En cualquier situación de audición, lo único que podemos hacer es realizar nuestro mayor esfuerzo y sacar lo mejor de nosotro/s mismo/as.

Sobre todo recuerda que todo en la vida es aprendizaje, y cual sea el resultado obtenido, es sólo el preludio de lo que está por llegar.

 

Javi Abad, fagotista

Average: 6 (6 votes)