TÚ ESTÁS AQUÍ Y AHORABach y el fagot

Bach y el fagot


Bach

En el verano de 1705 Bach casi tuvo una pelea a espada con un fagotista llamado Geyersbach.

Resulta que Johann Sebastian, a la edad de 17 años, había sido nombrado organista de Arnstad. En esta ciudad acababan de comprar un nuevo órgano y la oportunidad que se le ofrecía al joven compositor era maravillosa para seguir desarrollando sus capacidades artísticas con su intrumento preferido. Al parecer le pagaron el doble que a su predecesor.

El caso es que le fueron encomendando tareas para las que en un principio no había sido contratado. Entre estas nuevas tareas estaban la de dirigir el coro y la orquesta. En uno de los ensayos, el fagotista debió hacer una broma con su instrumento. Bach era duro y exigente en los ensayos y en varias ocasiones se dice que presionaba mucho a sus músicos. El fagotista debió menospreciar las capacidades del joven Bach en pleno ensayo y éste le llamó "fagotista cría cabras" provocando la hilaridad de toda la orquesta. Esa misma tarde, mientras Bach paseaba con su cuñada, Bárbara Catalina, se le apareció Geyersbach exigiéndole una rectificación a lo que Bach se negó. Entonces Geyersbach le llamó "perro sucio" y Bach quiso blandir su espada pero el fagotista se le echó encima antes de que pudiera desenvainar. Finalmente fueron apartados por algunos vecinos que escucharon los gritos y ruidos.

Durante el pleito, el fagotista acusó a Bach de fumar mientras se celebraba el juicio, algo que consideraba una burla. La testigo, Bárbara Catalina, negó todas las acusaciones hacia su cuñado, que finalmente salió airoso.

Existe una teoría musico-lógica que afirma que desde entonces, cada vez que aparece el sonido del fagot en una obra de Bach, significa que está representando el infierno o los bajos instintos...

Oh Dios, menos mal que no fue a más la pelea si nó nos habrían colgado a los fagotistas semejante Sanbenito, o incluso, nunca habríamos sabido de J. S. Bach, porque no habría podido desarrollar su música.