TÚ ESTÁS AQUÍ Y AHORABlogs / blog de / Respiración diafragmática

Respiración diafragmática


By Visitor - Posted on 09 Julio 2011

Temas
Pulmon

Indagando y experimentando acerca de la técnica ideal del aire, creo haber llegado a conclusiones interesantes:

1. Todo parte de una correcta postura del cuerpo: pies firmemente apoyados en el suelo, sintiendo toda la planta, rodillas relajadas, hombros y mandíbula relajad@s, columna recta. Completa sensación de comodidad.

2. Al inspirar, la tripa se hincha y las costillas inferiores se expanden, ampliando la capacidad a su máxima cota. Ha de primar la sensación de comodidad sobre la sensación de volumen. Es ahí cuando comienza la emisión. El flujo entre la inspiración y la emisión ha de ser continuo, y ha de ser un movimiento reflejo del propio diafragma, que frena su movimiento de inhalación. Recordemos aquí que el acto de respirar es una contracción del diafragma que en su movimiento hacia abajo permite que los pulmones se expandan, entrando así el aire.

En la emsión hay dos fórmulas. La primera dice de empujar ligeramente las tripas hacia afuera mientras se emite. Es ideal pues si ya salían las tripas al tomar el aire, de esta manera la barriga ya tiene adquirida su posición, su lugar, con lo que se unifica la sensación de la respiración y la emisión.

Existe otra linea de trabajo que dice de no empujar las tripas hacia afuera, sino dejar que el propio cuerpo saque el aire de la manera más natural. Esto implicaría cero esfuerzo y una técnica "pura".

La solución al dilema está, pienso, en el punto medio. Al soplar un instrumento ya estamos realizando un acto que va más allá de la naturalidad intrínseca del acto de respirar. Esto abre puertas al cuerpo a readaptarse sin que deba ser un gran gasto de energía. Como mecanismo natural que la vida tiene para adaptarse a las nuevas realidades, radica esa fuerza, presión o  compresión, que siempre ha de ser mínima, natural, sin forzar y sin excesivo gasto de energía.

Otras ideas

En el último momento de la inspiración, prueba inspirar un poco más, justo antes del ataque, y entonces deja salir el aire. Así el ataque es infalible.

Antes del ataque, prueba a sacar un poco de aire por la nariz e inmediatamente después atacas la nota. Una gran ayuda pues de esta manera ya has creado el flujo de aire antes del propio ataque.

Trabajar ataques sin lengua ha sido siempre una gran técnica global de emisión.

La respirar, si levantas sólo la mandíbula superior, se abre competamente la gargante entrando más aire en menos tiempo.

Al emitir, bajar la mandíbula inferior hace que haya más sonido y pensar en una "i" en vez de en una "o". Esto mejora el sonido considerablemente.

La Columna del aire.

La traquea, une la laringe y los bronquios.

La Laringe, donde se encuentran las cuerdas vocales, ha de encontrarse siempre en su máxima abertura, "la patata caliente" que dicen. El aire ha de pasar por ahí con la mayor velocidad y nada debe interrumpirlo.

El aire que sale de los pulmones rebota en la farinfe, que conecta la boca con la Laringe, y sale hacia la caña.

 

Los tres tiempos de una respiración completa.

Inspiración: Amplia, profunda, silenciosa y breve. Respiración abdominal.

Suspensión y bloqueo: Las costillas están separadas y se tiene la sensación de descansar sobre ellas. Encontrar aquí el punto de máximo reposo.

Espiración: Emisión del aire controlada, lenta y dócil. Los músculos presionan hacia abajo.