TÚ ESTÁS AQUÍ Y AHORALa Técnica Pura II, Notas Tenidas

La Técnica Pura II, Notas Tenidas


Temas
Redonda

El estudio de las notas tenidas es, sin duda alguna, el que mayor beneficio aporta al estudiante atento, sea de cuerda o viento. Sólo uno mismo y su instrumento, parado, quieto, estático, creando una forma de emisión el que todo el cuerpo vibra interiormente.

Y es que no hay muchos secretos para lograr conocer y dominar el sonido propio, sea viento o cuerda el instrumento que tocas. Aunque es verdad que hay un tipo de conocimiento al que no hay acceso fácil, el trabajo de las notas tenidas es, sin duda alguna, el que mayor beneficio aporta al estudiante atento. En este punto el consejo número 70 de Schumann, "El estudio no tiene fin", hace tomar una nueva dimensión a este asunto, pues sea cual sea el nivel técnico adquirido, puesto de trabajo, seas profesional o nó, tengas seis años o luzcas noventa y siete, si la evolución tampoco tiene fin en la persona, entonces hemos encontrado el vehículo apropiado hacia la técnica pura. Incluso si tuviéramos el instrumento averiado, ¡sólo necesitaríamos tocar una nota!.

El trabajo se centra en descubrir "sensaciones" propias y adoptarlas, aprehenderlas, grabarlas en el subconsciente para que sean espontáneas en nosotr@s. El objetivo es lanzar un sonido en el que no sólo todo el instrumento es resonante, incluso el propio cuerpo del instrumentista es resonante. Si en los instrumentos de cuerda el trabajo se centra en el peso del arco (brazo) sobre la cuerda versus disposición del cuerpo, en los instrumentos de viento esto se logra lanzando el aire de una manera que estando todo el cuerpo relajado, sólo trabajan los músculos adecuados y de una forma natural, tal y como la naturaleza ha hecho evolucionar el cuerpo humano para la emisión de aire. Al aire no hay que empujarlo... hay que dejarlo salir! Es ahí cuando vibra el aire por dentro, sentimos vibrar los pulmones y hasta el estómago, las fosas nasales, el cráneo...

Si unimos lo que la naturaleza a creado en nuestro cuerpo para la emisión del aire, con la idea de visualizar que el sonido nos viene desde debajo del ombligo, lo que en Tai Chi se denomina Tan Tien, haciendo de esa zona el motor principal, la base del sonido, la base de la columna... ahí tenemos un buen comienzo. Si además tenemos un control de la columna, abertura de la tráquea, embocadura (control sobre la posición de la mandíbula) que hace situar a la lengua en su posición natural para el staccato, habrá un momento en el que notamos como todo el aire entra en el instrumento y hace vibrar la caña, que la controlamos por medio de una técnica de embocadura pulida, para lograr eso, dejar vibrar la caña en su máxima expresión.

Recordemos que al tomar aire, éste nunca debería pasar de la zona del esternón y que ha de ser aire profundo. Al inspirar, la entrada del aire a los pulmones ha de sonar como una profunda "o".

Respirar a Tempo. Entre la inspiración y la expiración no hay corte, es un proceso continuo. Esto significa que al hacer el ataque, se inspira a tempo y en el mismo momento del ataque se "suelta"... es como un arco; se estira la cuerda (inspiración) y se suelta (expiración). Es por ello que el trabajo de ataques sin lengua es muy provechoso.

En el trabajo de las notas tenidas es muy interesante hacerlo de pp a ff, en crescendo. Recordemos en este punto que la cantidad y la velocidad del aire es la misma tanto en forte como en piano, siendo la zona de garganta y sobre todo embocadura donde se centra el control sobre las dinámicas.

Tanto en la inspiración como en la emisión, la barriga ha de salir, ha de expandirse. Los músculos que hacen el trabajo en la emisión, han de estar siempre trabajando, hasta en los silencios, nunca se relajan... ¿Sería esto posible si hubiera que adquirir una posición muscular no natural? Nunca, pues acabaríamos exhaustos del esfuerzo. Por el contrario, si nos centramos en que trabajen de forma natural los músculos que ya hacen el trabajo en la vida diaria... es un buen camino a seguir.

Hay que recordar que uno de los objetivos principales es lograr un mayor rendimiento invirtiendo menor esfuerzo. Optimización total de los recursos. No tiene que costar apenas energía emitir un sonido pleno de armónicos siendo todo el cuerpo resonante.

Es muy importante hacer este trabajo en el tiempo, como una rutina diaria, pues los resultados más espectaculares empiezan a producirse cuando llevas al menos un mes trabajando las notas tenidas.

Por último, un consejo importante. Si realizas una nota tenida que dure 10 segundos... al terminar has de descansar al menos el mismo tiempo que has tocado, en este caso 10 segundos. Así pues, serían series alternando nota tenida y descanso. De esta manera dejamos tiempo a nuestro cuerpo a asimilar las sensaciones producidas.

Cada mañana al comenzar la jornada, con este trabajo "recordamos" las sensaciones que tuvimos el día anterior. Como un nuevo comienzo cada vez y que nos lleva un poco más cerca a la técnica pura del sonido.